Pollo Tandoori

P1010027

Cada día me gusta más probar a hacer comidas de otros países en casa. Me sorprende mucho que mis hijos, y eso que tengo uno que no come precisamente bien, me digan que prefieren el pollo con salsas yakitori o teriyaki que asado o cómo les gusta la comida mexicana. Hoy vamos a cocinar un pollo tandoori, bastante sencillo, la única complicación, es que requiere tener un poco de previsión, porque ya sabéis que las cosas que van marinadas, están mucho más ricas si las dejamos marinando tres horas que veinte minutos y toda la noche que tres horas, porque se impregnan mucho mejor de los sabores. Dependiendo de donde viváis, igual podéis tener algún problema con las especias, pero hoy en día en la mayoría de los supermercados las encuentras casi todas, de las marcas de toda la vida (Carmencita, Ducros, Mccormick…).

 

INGREDIENTES (4 personas)

4 cuartos traseros de pollo (si es de corral mejor)

1 cucharada y media de garam masala (mezcla de especias indias)

2 cucharaditas de pimentón dulce.

1 cucharadita de cilantro en polvo

1 cucharadita de comino molido

Media cucharadita de cúrcuma

Media cucharadita de chile en polvo

1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra

1 trozo de jengibre como de tres centímetros

3 dientes de ajo

El zumo de dos limas y dos limas enteras.

Yogur natural cremoso, tipo griego (¡sin azúcar!)

4 cucharadas de Ghee (mantequilla clarificada)

Cebolla roja

Cilantro fresco

Pimienta negra (recién molida)

Sal

 

ELABORACIÓN

En primer lugar quitamos la piel al pollo y le hacemos unos cortes en la carne, para que luego penetren bien todos los sabores.  Salpimentamos. A continuación pelamos nuestros ajos y el jengibre y los machacamos en el mortero hasta que se forme una pasta. Untamos bien el pollo con una cucharadita de la pasta de ajo y jengibre, otra de pimentón dulce, media cucharadita de garam masala y el zumo de una lima. Lo ponemos en un recipiente hermético y lo dejamos en la nevera por lo menos media hora.

Mientras nuestro pollo se va impregnando de los sabores preparamos la segunda marinada. Mezclamos con un yogur natural cremoso, una cucharadita de pimentón dulce, otra de cilantro molido, otra de comino molido, una de garam masala, media cucharadita de chile en polvo, media de cúrcuma, dos de pasta de ajo y jengibre, el zumo de una lima y una cucharadita de aceite de oliva virgen extra. Movemos bien hasta que quede una pasta homogénea y le añadimos media cucharadita de sal.

Sacamos el pollo de la nevera (recordad, había que dejarlo, al menos, media hora) y lo untamos con nuestra nueva mezcla y lo dejamos reposar, cubierto por la marinada y tapado, toda la noche. Si no tenéis tiempo, procurad dejarlo entre tres y cuatro horas, por lo menos.

Antes de sacarlo de la nevera y cuando tengamos claro que ya lo vamos a cocinar, precalentamos el horno  a 240 grados. Ponemos, el pollo en la rejilla del horno (con una bandeja debajo) y lo cocinamos durante 20 minutos. A continuación lo sacamos y bajamos el horno a 200º y le echamos una cucharada de ghee* (mantequilla clarificada) a cada cuarto de pollo. Lo volvemos a meter y lo dejamos otros 20 minutos más o menos. Tiene que quedar muy dorado. Lo servimos con unos gajos de lima, cebolla morada cortada en juliana y hojas de cilantro fresco por encima. De guarnición, podemos utilizar arroz Thai, con un sofrito de cebolla, zanahoria y pasas y un poquito de cúrcuma.

 

 

*El ghee es mantequilla a la que se le han retirado proteínas, azúcares y agua y que se puede usar para cocinar a temperaturas muy altas (lo que nosotros llamamos mantequilla clarificada, pero con un punto más tostado). El ghee se puede comprar en tiendas de productos asiáticos y en varias webs de productos internacionales. Clarificar mantequilla es muy sencillo, para esta receta sólo necesitaríamos clarificar unos 200 gramos, pero podéis hacer más, ya que se conserva muy bien y os puede servir para otras elaboraciones (en repostería se utiliza mucho). Ponemos en un cazo la mantequilla y la empezamos a calentar a fuego medio, para que no se queme. Cuando empiece a salir una espuma blanca en la superficie, ya tenemos la mantequilla clarificada, Para obtener ghee, seguiremos calentando hasta que salga más espuma y la mantequilla empiece a tener un tono más dorado. Entonces retiramos del fuego, dejamos enfriar un poco y colamos.

 

Comentarios

Añadir un comentario: